Blanqueamiento dental casero: el peligro acecha a tus dientes
17403
post-template-default,single,single-post,postid-17403,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode-theme-ver-9.1.3,wpb-js-composer js-comp-ver-6.9.0,vc_responsive

19 May Blanqueamiento dental casero: el peligro acecha a tus dientes.

Sabemos que una de las cosas que te preocupan es el blanco de tus dientes y ¿a quién no le interesa un remedio rápido, eficaz y barato?… ¡a todos!

Buscar un remedio casero para blanquear tus dientes, en principio parece una buena solución que posiblemente te ahorre tiempo y dinero.

Pero no nos engañemos, los tratamientos milagrosos no existen y al hacer uso de alguno de estos “remedios caseros”, posiblemente en vez de blanquear tus dientes, te ocasione daños irreparables a tu dentadura o a tu salud bucodental.

Nos hemos sumergido en internet buscando los remedios que más se comparten.

Análisis de los remedios caseros más relevantes para el blanqueamiento dental:

 

Vinagre para blanqueamiento dental

Vinagre de manzana

Recomiendan usar cucharadita diluida en una taza de agua como enjuague bucal después del cepillado. Los supuestos beneficios es la eliminación de manchas, blanqueamiento del esmalte, eliminación de la  caries o bacterias que se acumulan en la boca.

La realidad: El vinagre contiene ácido acético y es famoso por su propiedad antiséptica y desinfectante.

Pero siendo un ácido, la exposición prolongada sobre los dientes, puede causar abrasiones sobre el esmalte de tus dientes haciéndolos más porosos.

Agua oxigenada

Este remedio casero va acompañado de bicarbonato de sodio, pasta dental y agua. Esta mezcla se utiliza como pasta dental y recomiendan hacerlo una vez por semana. Promete la eliminación de sarro y el blanqueamiento dental.

La realidad: el agua oxigenada es un buen antiséptico y efectivamente puede blanquear los dientes. Pero daña el esmalte , quema e irrita las mucosas y puede causar hipertrofia.

Por otro lado, el bicarbonato raya el esmalte por lo que da un aspecto blanquecino como si los blanqueara. Pero si se observa con el microscopio, se verían las abrasiones y el debilitamiento del esmalte.

Usar limón como blanqueamiento dental

Limón

Recomiendan mezclar el jugo de medio limón con agua y usarlo como enjuague bucal durante 5 minutos.

Mencionan que tienen propiedades para blanquear los dientes, no indican cuáles, pero se basan en la utilidad que tiene este producto en otras cosas del hogar.

La realidad: el ácido cítrico produce un efecto químico que afecta al calcio, lo cristaliza y lo moviliza. Por lo tanto debilitará tus dientes.

Plátano

Después de lavar tus dientes con dentífrico, recomiendan frotar la cáscara del plátano sobre los dientes ya que al contener ácido salicílico ayuda a recuperar el tono blanco de los dientes.

La realidad: Además del ácido salicílico también contiene ácido cítrico. Sobre el ácido salicílico se ha demostrado que también desgasta el esmalte de los dientes.

Cáscara de naranja y laurel para blanquear dientes

 

Laurel y cáscara de naranja

En este remedio se recomienda machacar las hojas del laurel con la cáscara de naranja y mezclarlo con la pasta dentífrica.

Defienden que ácido málico de la naranja, supuestamente limpia los dientes en profundidad junto con las propiedades del laurel.

La realidad: el ácido málico también puede desgastar el esmalte de los dientes por lo que no es recomendable su exposición continua.

Carbono activado

Recomiendan este producto por su supuesta eficiencia en eliminar las toxinas y su utilidad en el cambio del ph por lo que se presupone que puede prevenir la caries y matar las bacterias nocivas presentes en la caries y gingivitis.

El modo que indican para usarlo es mojando el cepillo de dientes sobre el carbón en polvo, cepillar los dientes en círculos pequeños, escupir y enjuagar.

La realidad: Efectivamente puede absorber toxinas y bacterias. Pero su uso sobre los dientes rayará el esmalte como si se tratase de una lija.

Usar fresas para blanquear dientes

Fresas

Recomiendan sacar la pulpa y frotarla en los dientes durante 4 minutos En algunas webs recomiendan mezclarlo con bicarbonato de sodio.

Supuestamente el agente astringente de las fresas elimina las manchas y la vitamina C los blanquea.

La realidad: al igual que la naranja, las fresas contienen ácido málico y ácido cítrico.

 

 

Bicarbonato y papel aluminio para blanquear dientes

El más inaudito: papel aluminio

Recomiendan hacer una mezcla de bicarbonato, pizca de sal y pasta de dientes. Cepillarse los dientes con ella y después envolver los dientes con el papel aluminio durante 1 hora.

Lo que más nos ha llamado la atención es que este remedio sólo es útil en dientes amarillos, en los grisáceos no funciona. Mencionan que la sal y el bicarbonato tienen propiedades blanqueantes, pero no dicen cuáles son.

La realidad: Ya hemos hablado de los efectos del bicarbonato, en cuanto al papel aluminio no podemos decirte qué tipo de efecto o reacción química puedan ejercer sobre los dientes.

No te aconsejamos que lo realices si tienes alguna amalgama, te hará un efecto de corriente eléctrica.

Todos los remedios caseros para el blanqueamiento dental estropearán con el tiempo el esmalte de tus dientes.

 

Analizando los tratamientos milagrosos, ninguno te ofrece una solución en una sola aplicación y ninguno tiene una base científica que pruebe su eficacia.

Muchos de ellos recomiendan hacerlos con asiduidad y viendo los efectos de algunos de ellos, si expones tus dientes de forma continua, lo único que harán es dañar el esmalte de tus dientes.

¿Vas a exponer tu salud bucodental a un tratamiento que no te ofrece ninguna garantía? ¿has pensado el coste que puede suponerte si este tratamiento te produce un daño secundario?

El blanqueamiento dental realizado por un profesional es el único que te asegurará la conservación  y salud de tus dientes.

 

Piensa que por tan solo 150€ volverás a lucir una sonrisa reluciente, sana y segura.

Consejo de Dental Cabac:

Es importante que antes de realizarte un blanqueamiento dental, un odontólogo te haga un diagnóstico previo.

Debe asegurarse que este tratamiento no afecte a tus encías, a los tejidos blandos y a los dientes. Por ejemplo: si tienes una caries, no pueden realizarte el tratamiento hasta que no se trate previamente la misma.

No pongas en riesgo tu salud bucodental por tratamientos «recomendados» por webs en las que no tienen un asesoramiento profesional. Tus dientes no deberían someterse a un remedio casero como una olla o una camisa.

Sin comentarios

Lo sentimos , los comentarios están cerrados en este momento.

Lo más importante para nosotros es verte sonreír. Pide una cita y ven a visitarnos.
× Solicita tu cita